Una mas de las irregularidades de las que acusan a Aida Gabriela Sosa

0
358
????????????????????????????????????

Chetumal.- Entre las muchas irregularidades en las que ha incurrido Aida Gabriela Sosa Guerra al mando del régimen Estatal de Protección Social en Salud (seguro popular), una que es de llamar mucho la atención es el manejo de gasolina de los vehículos

Sosa guerra aprovechó la presencia de Jose Asis Pérez flores para hacerse definir y beneficiar a este individuo, poniéndolo de manera estratégica en la dirección de afiliación del seguro popular.

En esta posición Sosa guerra le asignó la nada despreciable cantidad de cien mil pesos mensuales para gasolina.

Dinero que se le entregaba en efectivo y podía manejar a su disposición. Según informan empleados de dicho organismo, la manera de operar de Pérez Flores a comprar la mínima cantidad posible en vales de gasolina para los vehículos, y el restante lo derrochaba en los continuos viajes con Sosa, posteriormente compraban tickets de gasolina en distintas partes del Estado para así facturar Y tratar de solventar las cuentas.

Sin embargo los excesos en que se incurrieron estos funcionarios públicos hicieron que esta cantidad asignada de cien mil pesos mensuales fuera poca, ya que generalmente Sosa Guerra López flores solicitaban más dinero al administrador de esta dependencia para poder movilizar los vehículos sin embargo y como se comprobó en el ejercicio del año 2017 el dinero destinado a combustible no se usaba para eso ya que ese año se perdieron cerca de siete mil afiliados al seguro popular, la mayoría de comunidades alejadas dónde este instituto manda brigadas de atención.

Dichas brigada jamás llegaban a su destino, porque siempre anda van pareciendo la falta de gasolina situación que reportaron En diversas ocasiones por lo que aprovechaban Sosa Guerra y Pérez flores para solicitar más recurso.

Según Fuentes al interior del seguro popular al no estar Jose Asis Pérez flores en funciones en el instituto, se ha dedicado a buscar la manera de cómo solventar las faltas de gasolina , ya que al sentirse intocable dejó de justificar la salida de recursos y en estos momentos intentan reparar el daño.

Queda claro que la intención de Sosa Guerra es hacerse de dinero y no la de servir al pueblo, una pérdida de tu número de afiliados a los cuales ha dejado sin acceso a servicio de salud en zonas alejadas imaginadas de la geografía quintanarroense.

El daño al erario ya está hecho, ya que se estima que sólo el año pasado se gastó en gasolina para las brigadas más de dos millones de pesos; sin embargo gran parte de ese dinero fue a parar a los bolsillos de esta pareja que provecho la posición para hacer de eso un capital importante el costo del recurso de este instituto.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here