Por actuar al margen de la ley, ¡Podrían ir a la cárcel!

0
3

Luego de que se diera a conocer que autoridades ejidales de Juan Sarabia, se encuentran realizando trabajos de manera clandestina en el conocido Estero de Chac, pues ignoraron los sellos de clausura que fueron colocados por la Profepa, al descubrirse que se encontraban rellenando una zona de manglares.

Por muchos ya es conocida la manera de proceder del “grupito” que se cree dueño del ejido, pues como se sienten intocables hacen lo que se les venga en gana, sin importarles las consecuencias de sus actos, pues para ellos lo primordial es el hacer negocio y llenar sus bolsillos.

Estos trabajos clandestinos forman parte de la desesperación de la directiva ejidal de Juan Sarabia para no devolver el dinero por la venta de terrenos en el Estero de Chac, los cuales han sido ofertados a través de páginas de internet, como parte de un jugoso negocio pero no para el ejido, si no para su directiva.

Para hacer más atractiva la venta de estos predios Ernesto Haro ordenó la construcción de muelles, rellenar la zona para que los compradores puedan construir, así como a dar mantenimiento a la terracería del camino de acceso. Para ello varios manglares desarrollados tuvieron que ser cortados y enterrados para poder cumplir, la encomienda de Ernesto Haro.

Al ser descubierto este ecocidio, la Profepa acudió al lugar a colocar sellos de clausura con el objetivo de frenar estos trabajos, pero a los responsables de estos trabajos les valió sorbete y continúan con los trabajos de manera clandestina y por las noches.

Al ser cuestionado respecto a este tema, Miguel Ángel Nadal Novelo, Procurador de Protección al Ambiente en Quintana Roo, mencionó que la colocación de sellos de clausura por parte de la autoridad federal, en este caso la Profepa es solamente el primer paso de una serie de procesos administrativos.

“Lamentablemente las cosas no son tan rápidas como se quisiera, pero estoy seguro que la cosa no para con la colocación de los sellos de clausura, esta es únicamente la primera etapa de un proceso administrativo, por lo que si los propietarios de dichos predios o los encargados de estas obras hacen caso omiso a esta medida de seguridad, se procedería a interponer una denuncia con otra instancia federal”, indicó.

Mencionó que la Profepa debe regresar al lugar de los hechos a realizar una inspección para constar si se cumplió con la suspensión de los trabajos o si se hizo caso omiso, y de ser así, los dueños de los predios pueden hacerse acreedores a una responsabilidad penal, y eso será la Profepa quien lo determine luego de la inspección.

“Sera la Profepa quien determinará, de acuerdo a la evidencia recabada al regresar a realizar un una verificación, y ver si se respetó o no la imposición de los sellos, y si no se respetó la clausura, el propietario de esa tierra va a caer en una responsabilidad penal la cual tendrá que atender ante la Fiscalía General de la República”, señaló.

Por ultimo mencionó que son procedimientos que se tienen que ir agotando, y que si estas personas están actuando al margen de la ley tendrán que afrontar las consecuencias de sus actos.

Fotos: PorEsto!/Radio Formula

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here