Escuelas del Conafe llevan más de 10 años sin recibir mantenimiento

0
8

Chetumal.- Las tres escuelas Comunitarias del Consejo Nacional de Fomento Educativo (Conafe), ubicadas en la ribera del río Hondo, trabajan en marginación con infraestructura deteriorada, carecen de material didáctico e internet.

María del Socorro Laguna, de la localidad de Revolución, refirió que las escuelas operan límite de la marginación porque desde hace más de una década no reciben algún tipo de mantenimiento.

Dijo que los baños, las aulas y la plaza cívica donde los menores hacen homenaje y actividades deportivas, presentan un deterioro por el paso de los años y la comunidad no cuenta con recursos para pintura o hacerle los arreglos necesarios.

En dichas escuelas se atienden a niños de preescolar, primaria y secundaria, quienes solo tienen dos aulas, por lo que los niños de preescolar deben tomar clases en una casa que los padres han habilitado como salón.

Wilma Viveros Suárez, maestra del lugar, dijo que las escuelas Comunitarias Mestizas dependen directamente del Conafe, institución que provee a los estudiantes de todos los útiles escolares con la finalidad de que continúen con sus estudios.

La maestra y también supervisora aseguró que la escuela de Revolución cuenta con nueve alumnos de preescolar, cuatro de primaria y cuatro de secundaria, son tres docentes por nivel y cada uno de ellos da todos los grados.

En la ribera del río Hondo existen tres escuelas de este tipo mestizo, una en Revolución, otra en Calderón y una más en Álvaro Obregón Viejo, donde se atienden alumnos de nivel básico y para que permanezca abierta solo necesitan un mínimo de cuatro alumnos.

El programa es independiente de la educación para hijos jornaleros migrantes que ofrece el Conafe, que también se tiene en diversas localidades de la ribera, pero solo están activas durante la temporada de cosecha de caña de azúcar, mientras el programa de escuelas Mestizas es permanente.

A través de los años, el Conafe ha sido reconocido entre las familias de las comunidades rurales, indígenas y campos agrícolas, porque la participación de las figuras educativas son un apoyo para los infantes que habitan en esas zonas y que por sus características no tendrían la oportunidad estudiar.

Carlos Castillo/SIPSE

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here