Descartan la posibilidad de cultivos transgénicos en el campo

0
105

Bacalar.- Los análisis que realiza el Instituto Nacional de Investigaciones Forestales, Agrícolas y Pecuarias  (Inifap) a los paquetes de apoyo en granos de maíz y sorgo que las dependencias distribuyen a los productores, descartan la posibilidad de cultivos transgénicos en el campo quintanarroense.

Eduardo Luna García, presidente del Sistema Producto Maíz en el Estado, aseguró que en ninguna de las 75 mil hectáreas de siembra de maíz se cultivan semillas transgénicas por parte de los 25 mil productores.

Dijo que los granos híbridos que reciben por parte de las autoridades en forma de apoyo, atraviesan por pruebas de laboratorio del Inifap y de la Fundación Produce.

“No trae ningún beneficio utilizar las semillas transgénicas, son normales como cualquier otras, pero resulta perjudicial para la salud, además de que son más caros porque tienen un proceso diferente al que tienen las semillas normales”, explicó.

Ambientalistas de la península de Yucatán, advirtieron de la posibilidad de recibir semillas transgénicas que la trasnacional Monsanto distribuye a través de pequeños proveedores, porque no se han realizado pruebas a los cultivos desde hace dos años.

Raymundo Espinoza Hernández, asesor legal de las comunidades que se opusieron al permiso que la Sagarpa otorgó a la transnacional Monsanto para la siembra de transgénicos en una superficie de 253 mil hectáreas, consideró necesario que se lleven a cabo análisis de dichas semillas.

Dijo que los productores pueden estar sembrando esas semillas mejoradas sin saberlo, “fue el caso de los cultivos de soya transgénica que se detectaron hace dos años en el campamento menonita de Salamanca”.

Las semillas transgénicas son modificadas para que resulten resistentes a diversos factores que podrían afectar el desarrollo de la planta. Con este tipo de semillas, se pueden crear plantas resistentes a los insectos y a los herbicidas.

Los productores tradicionales acusan perjuicios para el medio ambiente por el aumento de uso de productos tóxicos para la agricultura y contaminan genéticamente a las variedades tradicionales.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here