¿Desarrollo turístico, por encima de la protección al ambiente?

0
40

Chetumal.- De sur a norte, Quintana Roo ha sido sometido a decenas de delitos ambientales que no son castigados por negligencia, opacidad y/o corrupción de las autoridades, lo cual se puede apreciar a simple vista desde cualquier punto de la geografía estatal. Muchos de estos delitos están relacionados con la actividad turística donde la impunidad ha prevalecido de forma descarada.

En la zona de Majahual son varios los hechos expuestos donde las autoridades ambientales han hecho caso omiso y han tolerado que reine la impunidad, para que hoteles y negocios enfocados al turismo violenten la ley y se instalen sin problema alguno.

Pero eso ocurre en prácticamente todo el estado, sólo que con más evidencia en la parte norte de Quintana Roo, particularmente desde Tulum hasta la isla de Holbox, donde decenas de proyectos que en su momento fueron clausurados porque carecían de los permisos correspondientes, retomaron sus actividades tras el pago de las multas.

En la Zona Hotelera de Cancún son varios los casos que han quedado evidenciados de graves delitos ambientales, pero que también terminan impunes, y finalmente los proyectos terminan por desarrollarse.

“Lamentablemente vivimos en el estado donde más vale pedir perdón y pagar las multas que sean, que pedir permiso para desarrollar los proyectos porque saben que no les darían las anuencias de forma legal por los daños al medio ambiente”, explicó un integrante de la Barra de Abogados de Cancún.

En el 2017, un grupo de 22 organizaciones civiles encabezados por el Centro Mexicano de Derecho Ambiental (Cemda) solicitaron ante la indiferencia y negligencia por parte de las autoridades de los tres órdenes de gobierno, apoyo a la ONU para combatir ecocidios en Quintana Roo.

En especial, el apoyo solicitado fue hacia el relator para el Derecho al Agua y el Saneamiento, Léo Heller, con el fin de detener la degradación ambiental, entre ellas defender el Área de Protección de Flora y Fauna de Yum Balam, así como otras zonas prioritarias de Quintana Roo.

Sin embargo, esto ha servido de poco porque los delitos ambientales se siguen cometiendo todos los días y no hay una reacción concreta de las autoridades para atender la situación, que se ha convertido en una situación tan preocupante como la inseguridad.

Salvador Canto/Por Esto!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here