Derrumbes, gran peligro para automovilistas

0
113

Chetumal.- Las lluvias de las últimas horas continúan provocando afectaciones en la zona rural, principalmente encharcamientos en las comunidades y en el tramo Rovirosa-Calderón, por los deslaves que ocurren en ese lugar.

José Laines Méndez, representante de la Comisión Nacional de Emergencias (CNE) en la zona cañera, dijo que las lluvias siempre dejan problemas en las comunidades de la Ribera del Río Hondo; sin embargo la constante demanda de la población ahora se concentra en dicha área.

Esta zona dijo, es conocida por habitantes de comunidades como Rovirosa hasta la comunidad de La Unión, pues hay tres puntos donde se modernizó la carretera pero al atravesar los cerros, no pusieron mallas de seguridad y por las precipitaciones constantemente caen rocas de hasta una tonelada, las cuales se aflojan y ruedan desde más de 15 metros de altura.

Esta probabilidad dijo, no es solo durante las lluvias, sino también después de ellas, pues cuando se reseca alrededor de las rocas, por el mismo tamaño, se precipitan hasta terminar en medio de la carretera.

Y aunque en más de una ocasión se ha realizado el llamado a las Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) y la Secretaria de Infraestructura y Transporte (Sintra), estas dependencias nada han hecho para asegurar la zona.

Según datos de la CNE en este tramo circulan más de mil vehículos diariamente desde proveedores de tiendas, comerciantes, maestros, estudiantes y habitantes que se ven obligados a pasar por este lugar.

Según el delegado de la comunidad de la Unión, Moisés de la Cruz Díaz, las autoridades de Protección Civil, nunca llegan a tiempo, por lo que son ellos quienes tienen que liberar la vía carretera; sin embargo comentó que se deben hacer esfuerzos sobrehumanos toda vez que caen rocas extremadamente grandes, que fácilmente podrían aplastar a un camión de pasajeros, lo cual podría ser una gran tragedia.

                                                                                                Carlos Castillo/SIPSE

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here