Declaran sequía severa en la zona centro-sur de Quintana Roo

0
19

Chetumal.- El Servicio Meteorológico Nacional (SMN) declaró sequía moderada en la mayor parte de Quintana Roo y sequía severa en la zona centro-sur, en su reciente informe del Monitor Sequía de México, a tal grado que ya empezaron a presentarse afectaciones por incendios en la zona centro-sur de la entidad, donde se localiza la reserva de la Biosfera Sian Ka’an, así como daños en el sector agropecuario, dio a conocer el meteorólogo Juan Antonio Palma Solís, de la ciudad de Mérida, Yucatán.

El especialista afirmó que el estado de Quintana Roo está viviendo una de sus sequías más importantes en muchos años. La situación está asociada a la combinación de circulaciones atmosféricas locales y a nivel continental.

Explicó que de acuerdo con datos estadísticos de Conagua, las lluvias en el estado de Quintana Roo se estuvieron presentando muy por debajo de lo normal desde el pasado mes de mayo, ya que sólo se tuvieron 36.8 mm de los 103.4 mm del promedio estatal, lo que representó apenas un 35.6 por ciento del total.

Para junio, cuando comienza la temporada de lluvias, el promedio mensual en el estado es de 174 mm y sólo cayeron 76.4mm, lo que representa un 43.9 por ciento del total.

Finalmente, para el mes de julio sólo llovieron 29.6 mm de los 154.8 mm del promedio mensual, dando como resultado apenas un 19.2 % del total.

En consecuencia, la falta de lluvias incrementó la sequía, por lo que el Servicio Meteorológico Nacional (SMN) en su reciente informe del monitor de sequía de México declaró sequía moderada en la mayor parte de Quintana Roo y sequía severa en la zona centro-sur.

Esta última clasificación de sequía severa representa el riesgo de probables pérdidas en cultivos o pastos, alto riesgo de incendios, es común la escasez de agua, se deben imponer restricciones en el uso del líquido, según indica la clasificación de sequía que emite el Servicio Meteorológico Nacional, advirtió el especialista.
Pega duro a los productores agropecuarios

Ante la falta de lluvias en los últimos meses, en el sur del estado se han secado jagüeyes en que los productores obtienen el agua para alimentar al ganado bovino, los pastos en los ranchos se han marchitado, las lagunas y humedales se están secando, ya que sólo les quedan espejos de agua; más de 15 mil hectáreas de caña de azúcar han sufrido daños severos; los campesinos que cultivan maíz para el autoconsumo perdieron sus dos primeras siembras, y también comienzan a registrar pérdidas los que siembran frutales.

En el sector pecuario, el presidente de la Asociación Ganadera Local Pueblos Unidos de Othón P. Blanco, Jesús Polanco Castillo, aseguró que la sequía propició que los jagüeyes en los ranchos se sequen desde el mes de junio, y ahora tienen que llevar agua en camionetas o como puedan, con el fin de mantener vivo el ganado bovino.

Explicó que son más de tres mil pequeños productores ganaderos los que la están pasando difícil con sus animales, debido a que están gastando más de lo normal para acarrear agua y pacas de caña en camionetas.

Por su parte, el presidente de la Unión Ganadera Regional (URG), Florencio Song Solís, afirmó que la sequía es totalmente atípica, pues ha durado más de 6 meses y medio, con pequeñas precipitaciones muy espaciadas y temperaturas sumamente altas fuera de lo normal, lo que puso en riesgo 150 mil hectáreas de pastizales en toda la entidad.

Afirmó que las 150 mil hectáreas de pastizales están a punto de colapsar por la falta de humedad en todos los ranchos ganaderos del estado, lo que se ha vuelto una preocupación para los pequeños productores.
También afirmó que se han tenido bajas de ganado bovino durante la sequía del 2019, la cual sigue pegando fuerte en la zona rural de los municipios de Bacalar y Othón P. Blanco, en donde se tiene la mayor concentración de animales.

El sector cañero también ha comenzado a resentir los efectos del severo estiaje, pues el presidente local de la Confederación Nacional de Productores Rurales (CNPR), Benjamín Gutiérrez Reyes, afirmó que ya tienen una afectación de 15 mil hectáreas de caña de azúcar por la sequía, que representa casi el 100 por ciento, mientras que en las otras 18 mil registran una afectación entre el 30 y 40 por ciento.

Aseguró que los daños se concentran en los ejidos Sacxán, Álvaro Obregón, Sabidos, Cacao, Carlos A. Madrazo, Sergio Butrón Casas y Pucté, en la ribera del río Hondo, en donde los daños son palpables a simple vista.

Benjamín Gutiérrez Reyes afirmó que la falta de lluvias durante la mayor parte del año les está generando pérdidas económicas a los más de tres mil 500 cañeros, las cuales se reflejarán en la zafra 2019-2020.

La agricultura comercial también reporta daños, pues el director general de Proveedores de Granos Básicos del Estado de Quintana Roo, Álvaro Ramírez Mendoza, afirmó que por la sequía 2019 se prevé una disminución de hasta 80 por ciento en la producción de maíz de alto rendimiento en la entidad.

La sequía se ha prolongado no sólo en Quintana Roo sino en todo el país, y con toda seguridad habrá una disminución en la cosecha de granos de este año, porque la mayoría de los productores se quedaron descapitalizados al apostarle a la siembra del grano en el ciclo primavera-verano.

Por su parte, el representante de las poblaciones de la zona limítrofe con el estado de Campeche, por el área de Caobas, Reynaldo Guzmán Juárez, aseguró que las primeras siembras de maíz de autoconsumo se perdieron totalmente.

Explicó que la falta de lluvias propició que las plantas solamente crecieran medio metro, luego espigaron y no dieron mazorcas, motivo por el cual los campesinos perdieron dinero y están a la espera de que el gobierno del estado active el Seguro Agropecuario Catastrófico (SAC).

Incluso dijo que sólo aguardan que llegue la temporada de lluvias para volver a sembrar con recursos propios, ya que la Secretaría de Agricultura y Desarrollo Rural (Sader), la Secretaría de Desarrollo Agropecuario, Rural y Pesca (Sedarpe) y el Ayuntamiento de Othón P. Blanco no han liberado ningún tipo de apoyo a los campesinos.

Ezequiel Solís Castillo, representante de las comunidades de la zona limítrofe con el estado de Campeche, por el área de Nuevo Bécar, afirmó que por la sequía se tiene un campo totalmente devastado, porque sus dos primeras siembras las perdieron por la falta de humedad.

Asimismo, dio a conocer que en el campo están sufriendo una ola de calor nunca vista, ya que al mediodía se tiene una temperatura de hasta 40 grados, lo que origina que las milpas se sequen.

Por lo mismo, advirtió de que se corre el riesgo de perder todo el esfuerzo realizado desde hace meses en la primera siembra y la resiembra.

Los productores frutícolas de Bacalar también son pesimistas, pues el presidente de los productores de piña de Pedro A. Santos, José Anduaga Díaz, afirmó que la sequía se ha extendido demasiado y ha impactado directamente la fruta, porque no está desarrollando.

Expresó que la afectación es en las 400 hectáreas de piña en producción, por lo que anticipó que si continúa estas condiciones climáticas tendrán más pérdidas.

Otros efectos de la severa sequía se han observado en la desecación de cuerpos de agua, pues ha impactado los humedales que existen por la zona de la Expofer en Chetumal y por Subteniente López, que se están secando, al igual que la laguna en la comunidad Allende, en la ribera del río Hondo.

En el centro del estado otro impacto mayúsculo se refleja en los incendios forestales en la Biosfera de Sian Ka’an, donde se han presentado dos grandes deflagraciones de difícil control y sofocación por la falta de humedad.
El incendio denominado Muyil inició el pasado 8 de julio y fue liquidado hasta casi después de un mes, el 3 de agosto, con una afectación de 3 mil 100 hectáreas, en su mayoría de sabana.

Pero antes de terminar de combatir este siniestro se formó un segundo incendio, denominado Uaymil, que inició el 1 de agosto y que actualmente ha arrasado con 885 hectáreas, en su mayoría de arbustos, con apenas un 65 por ciento de control.

¿Qué está haciendo que llueva menos en Quintana Roo?

Sobre esta grave situación que afecta a la entidad, el meteorólogo del estado de Yucatán Juan Antonio Palma Solís explicó que generalmente la principal fuente de precipitaciones para el estado de Quintana Roo son las celdas de tormenta o chubascos que se forman sobre el mar Caribe frente a la costa, así como la fuerte convección que origina la llegada de ondas tropicales activas o incluso ciclones tropicales.

No obstante, esta temporada ha sido muy floja, ya que las ondas tropicales están llegando muy debilitadas y prácticamente no se ha tenido actividad ciclónica.

Esto, particularmente asociado a condiciones poco favorables en el entorno del mar Caribe y océano Atlántico, así como al exceso de polvo del Sahara, también inhibe la eficaz formación de tormentas.

Otro detalle, de característica más local, es la circulación de vientos en la península, explicó.

Las tormentas que se forman diariamente inician su desarrollo donde se presenta la convergencia de aire cálido y húmedo generada por una vaguada térmica.

Esta vaguada se forma por el calentamiento diurno y, como bien sabemos, Yucatán y Campeche son los estados donde se dan las temperaturas más altas.

En consecuencia, toda la humedad que llega a la Península de Yucatán se concentra al centro y occidente, dejando prácticamente fuera al estado de Quintana Roo, salvo algunas zonas al norte y occidente.

¿Qué es lo que se espera?

El especialista explicó que la única manera para que las lluvias comiencen a regularizarse en Quintana Roo es que las ondas tropicales empiecen a llegar con su habitual intensidad o mucho más intensas, porque si sólo llegan como humedad dispersa en el entorno, la vaguada térmica peninsular las absorbe hacia el interior de la región.

“Los pronósticos señalan la llegada de más ondas tropicales, además de que la actividad en los trópicos llega a su máximo el próximo mes de septiembre.

En este sentido sólo falta esperar que las condiciones del entorno sean favorables para que las ondas tropicales lleguen con suficiente energía, o que un ciclón tropical arribe al estado de Quintana Roo, aunque este último caso es un poco delicado”, finalizó el meteorólogo Juan Antonio Palma Solís.

Luis Enrique Tuz/PorEsto!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here