Abundante sargazo impide anidación de tortugas

0
92

Chetumal.- El abundante recale de sargazo a las costas de Mahahual ha mermado la anidación de tortuga, según el conteo preliminar de la Asociación Proyecto AAK Mahahual.

Víctor Rosales Hernández, presidente de la asociación, explicó que el nuevo conteo inició ayer y está pendiente la revisión de cinco playas que año con año visitan las tortugas para desovar en la comunidad costera.

“El primer conteo, realizado hace algunas semanas, reveló que la disminución promedio de nidos respecto al año anterior es de entre 50% y 70%, es decir que en zonas donde habían 100 nidos en 2017 ahora sólo hay entre 30 y 50 este año, considerando también el caso de los puntos críticos”, indicó.

Precisó que de mayo a octubre es la anidación y desove de tortugas en playas de la entidad, sin embargo los dos primeros meses han sido de afectación a las tortugas.

“Aun cuando hay acumulación de basura en playas, las tortugas pueden anidar, pero no están llegando siquiera a las playas por la barrera de macroalga que hay en el agua”, advirtió.

Detalló que son varios kilómetros de zona costera de Mahahual, de norte a sur, en donde esta especie marina anida, y la ubicación exacta tampoco se debe revelar por protección.

Miguel Ángel Nadal Novelo, Procurador de Protección al Ambiente (PPA) en la entidad, confirmó que el daño es en toda la zona costera de Quintana Roo, la concentración de esta macroalga marina parda (Sargassum) dentro de los primeros 30 metros mar adentro es considerable, las especies se quedan atrapadas y mueren por falta de oxigenación.

“Las especies que están en la zona crítica de acumulación de sargazo en el agua, son las víctimas de este fenómeno natural y sólo resta incrementar las actividades de limpieza de playas porque es un problema que aqueja a turistas, prestadores de servicios, flora y fauna”.

La Secretaría de Medio Ambiente (SEMA) emitió un comunicado en el que informa que el arribo masivo de sargazo a las costas de Quintana Roo es un fenómeno relativamente común que se ha incrementado en cantidad, frecuencia, extensión y duración desde 1970 y en 2015 y 2018 la cantidad ha sido totalmente atípica. Además, mantiene monitoreo, contención y recolección, por lo que autoridades sanitarias descartan riesgos a la salud.

Enrique Mena/SIPSE

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here